Alguazas – Mula

Nuestra aventura comenzaba en el centro de Murcia. Fuimos todo el grupo juntos a cenar para conocernos mejor, ya que la mayoría al trabajar en distintos departamentos no nos conociamos. También aprovechamos a organizarnos para el día siguiente realizar bien nuestra labor de visitar las farmacias del centro.

El viernes empezamos a recorrer la capital de Murcia en busca de las farmacias que nos tocaba visitar. Fue una experiencia divertida y satisfactoria, ya que la mayoría de los farmacéuticos fueron muy amables y entrañables; de hecho, en muchas de las farmacias se interesaban por nuestro proyecto pidiéndonos más información, nos agradó mucho que quisieran colaborar.

Compartir esta experiencia con nuestros compañeros fué muy bonita, estuvimos muy coordinados y dispuestos a colaborar entre todos. Después de la caminata y una merecida cena, tocaba ir a descansar al hotel, ya que el próximo día iba a ser duro.

Al día siguiente, nos levantamos pronto para coger fuerzas desayunando y así enfrentarnos a la ruta, cada vez estabamos más cerca de Caravaca de la Cruz. Desde Alguazas a Mula el camino fue entre parajes muy secos y áridos, nos esperaba un día muy caluroso, pero por fin ¡llegamos a la meta!

Por la noche un poco de diversión con el grupo moviendo el esqueleto, y al día siguiente vuelta a Madrid.

Hicimos un equipo fantástico, nos gustó mucho la experiencia y lo pasamos muy bien. Sin duda es una experiencia que merece la pena repetir.