1ª Etapa: GUADALUPE – CASAS CANCHO DEL FRESNO

 

Aprovechando las nuevas tecnologías, acordamos a través de whatsapp que llegaríamos a nuestro punto de encuentro cada uno por su cuenta y Paulino se encargaría de llevar la furgo donde iríamos todos a nuestro destino de Cáceres. A las 9 h nos reunimos en nuestra primera farmacia de Mirasierra con David, el delegado de la zona. Recorrimos varias farmacias cuando el primer susto llegó; Andrea tuvo la mala suerte de ser atacada por una avispa, pero menos mal que estábamos delante de una farmacia J.

Terminamos de visitar farmacias sobre las 14h, hora perfecta para comer porque luego nos esperaban 3 largas horas de viaje a Berzocana, donde haríamos nuestra etapa del camino. Menos mal que teníamos a Marina y Lorena que amenizaron el viaje como copilotos.

En Berzocana nos recibieron muy bien: cenamos, compartimos par de cañas y decidimos acostarnos pronto para empezar con fuerzas nuestra caminata.

Al día siguiente conseguimos desayunar después de esperar 20 minutos a qué abrieran el bar, eso sí, el desayuno no defraudó.  Subimos en la furgoneta otra vez y llegamos a nuestro segundo punto de encuentro: Guadalupe. Nos recibió el guía de la zona José Antonio, que nos acompañó durante toda la ruta, 12 km camino de Guadalupe.

Aunque íbamos avisados, los 5 km iniciales de subida se hicieron duros, pero Adriana que iba asustada terminó sin ningún tobillo torcido. Además, el paisaje era muy bonito, ¡qué bien que Janina hizo fotos de todo! No todos terminamos la ruta porque la mitad del grupo se volvió para coger la furgo y recogernos al final de la etapa.

Finalizamos nuestro camino con una merecida comida en Cañamero.