Cartagena – Puerto de Mazarrón

Este viaje ha sido una experiencia única, entre todos unidos acudiendo a las farmacias de Cartagena con ánimo de conseguir lo mejor para el Hospital de Camerún.

Nuestra ruta de farmacias consistía en recorrernos todas las bonitas calles de Cartagena y pueblos de alrededor, la verdad es que menos mal que contábamos con la ayuda de nuestra enorme mono volumen, ¡gracias Sixt! porque a media tarde ya se notaba más el cansancio.

En las farmacias había quienes nos recibían con vergüenza por hacerse una foto, pero finalmente con una gran sonrisa posaban con nosotros. Pudimos conocer a algunos clientes los cuáles nunca habíamos visto, reencontrarnos con algunas farmacias en las que hace años trabajamos y conocer otras nuevas en las que nos recibieron de maravilla. Acabamos cansados de andar todo el día por Cartagena, pero orgullosos de lo que habíamos conseguido.

Nuestra ruta fue un poco dura, pero el ver a todo el grupo unido con esa energía, y viendo esas preciosas vistas del mar lo suplía todo. Aunque tuvimos algunos percances, como alguna picadura de abeja y una torcedura de tobillo , ¡menos mal que teníamos la ayuda de Diltix!. Acabamos la ruta entre una playa desolada, sintiéndonos como conquistadores de la playa por el esfuerzo que habíamos realizado.

Este viaje , sin duda ha sido una gran experiencia para todos, hemos podido conocer a nuevos compañeros, los trabajos tan diferentes que realizamos, nuestros gustos, participar con ilusión por primera vez para algunos en una labor solidaría y sobre todo pasarlo tan bien en nuestros momentos de descanso con nuestros compañeros como si nos conociésemos de toda la vida.

¡Sin duda repetiremos!