¡¡GRUPO DOS!!

Los primeros pasos de nuestro Camino transcurrieron entre Cirauqui y Lorca y la calzada romana marcaba el rumbo. A buen ritmo comenzaron a contar los kilómetros, aunque en ocasiones merecía la pena hacer una parada e inmortalizar el momento. Lorca y Villatuerta fueron los lugares de paso hasta llegar al final de nuestra primera etapa, Estella, ciudad con mucho encanto, accedimos a ella por el Puente de la Cárcel o “Puente de los Ladrones”, en Estella visitamos nuestras primeras boticas y en general nosotros y nuestro proyecto tuvo una gran acogida.

La segunda etapa de nuestro grupo, entre Estella y Los Arcos la recordaremos por el sol de justicia que durante casi 5 horas de Camino tuvimos que soportar. A medio Camino, el Monasterio de Iratxe y la Fuente del Vino, parada obligatoria y por fin Los Arcos, lugar de llegada y descanso ¡Muchísimas Gracias! a las dos farmacias de Los Arcos.

La etapa final, entre Los Arcos y Viana ha sido, quizás, la más dura de las tres, aunque con mejor temperatura que el día anterior, el paso ligero fue frenado por la multitud de cuestas que encontramos en nuestro caminar. Hicimos un alto en el Camino en la farmacia de Sansol para reponer fuerzas y de paso nuestro botiquín, ya que los pies notaban y sufían los kilómetros recorridos y llegamos a Viana.

En definitiva, una fenomenal experiencia y mejor compañía.

¡Buen Camino, compañeros!