Pozo de la Higuera – Lorca

Salimos el jueves de las instalaciones de Medinsa con muchas ganas de empezar nuestra aventura. En La Roda paramos a descansar, nos encontramos con el otro grupo que hacía otra ruta y luego pusimos rumbo a Totana, nuestro destino.

El viernes fue un día intenso, tras desayunar el maravilloso bizcocho que nos había dejado el dueño de la casa rural donde nos alojamos, nos dirigimos a Lorca para visitar las farmacias. Con el objetivo de conseguir una gran donación para Farmacéuticos sin Fronteras colaborando así con la construcción de un servicio de farmacia en el hospital de Camerún. Visitamos numerosas farmacias durante todo el día. Nos sentimos muy bien acogidos y conseguimos muchas fotos y sellos en nuestro pasaporte particular del peregrino.

También invitamos a todo el personal de las farmacias a que nos acompañasen en la etapa final el 25 de noviembre, que por cierto ¡os esperamos!

Para coger fuerzas paramos a comer en un restaurante de comida típica murciana, donde pudimos disfrutar de la gastronomía de esta maravillosa tierra.

El día se nos pasó volando, y sin darnos cuenta ya era hora de retirarse para descansar y coger fuerzas para la etapa del día siguiente.

Nuestra ruta empezaba en Pozo de la Higuera y finalizaba en Lorca, no vamos a negar que los 26 km fueron duros en algunos tramos no por la dificultad del recorrido, que era bastante llano, sino por la falta de árboles y por el calor cuando ya se acercaba el medio día. A pesar de todo en buena compañía se hace todo más ameno, así que a buen ritmo y con buen humor llegamos a Lorca.

Cansados de nuestra ruta pero llenos de energía comimos más tarde con el otro grupo, que venía desde Murcia de terminar también su ruta, y pasamos una buena tarde contando anécdotas del día anterior.

Nuestra aventura llegó a su fin, pero el recuerdo de estos días nos acompañará siempre.

¡Nos vemos el 25 de noviembre en la etapa final!